CURSOS DE PREPARACIÓN A LA VIDA FAMILIAR

PREPARACIÓN AL BAUTISMO.  ENCUENTRO PARA PADRES Y PADRINOS

Jueves 30 de noviembre a las 21.00 h

Queridos padres:

Sed fuertes permaneciendo firmes en la fe junto a vuestros hijos. Estad seguros que sois amados y estáis custodiados por el amor de Dios. Dios es bueno. Para que podáis experimentar esto es bueno que recéis. Personal y comunitariamente.  En pareja.  Hay gente que no tiene pudor a desnudarse físicamente pero sí a encontrarse con el Señor: rezad juntos.  Es importante que el encuentro con Dios, sobre todo en la oración personal y comunitariamente sea a diario. Poned sitio y hora.

No os desaniméis nunca.  ¡Nada ni nadie os puede separar del amor de Dios!  Amaos, perdonaos, comprendeos. Admiraos, respetaros, desearos. Jugad con vuestros hijos. La ternura se conoce bien las calles del perdón y la pasión. No renunciéis a perseguir cada día un ideal alto de amor.  Es reflejo del amor de Dios.  Descubrid todos los secretos del universo unidos en el amor. Como dice el papa Francisco: “El matrimonio es un signo precioso, porque cuando un hombre y una mujer celebran el sacramento del matrimonio, Dios, por decirlo así, se refleja en ellos, imprime en ellos los propios rasgos y el carácter indeleble de su amor.

Recordad que el amor para ser auténtico debe ser madurado y que se alimenta de lo gratuito, del sacrificio y entrega.  El amor humano es signo del amor eterno de Dios que nos ha creado. Es todo un regalo.  Hablad de todo.  Conversad de todo.  Dialogad sobre todo. No tengáis miedo a miraros a los ojos. Educaos en la libertad de la fidelidad.  Custodiaros hasta vivir el uno para el otro.  Pero desde el respeto exquisito a la libertad personal. Solo quien ama deja en libertad.

Amar es una apuesta radical en el juego de la vida.  Se puede ganar y perder.  Y, sin embargo, nada existe más precioso y preciado que la experiencia del amor.  Tener esto claro es fundamental.  Así, pues, como afirmaba San Agustín, ama y haz lo que quieras.  Parece una frase llena de peligros.  Y tal vez lo sea.  Pero es frase que concentra el sentido de la vida, otorgándole una dimensión de incomparable plenitud y verdad.

Rvdo. D. Rafael J. Pérez  Pallarés.  Párroco