NOVENA A SAN JUDAS TADEO

san-judas-web

Del 20 al 28 de octubre celebraremos la novena a San Judas Tadeo en el marco de la celebración de la Eucaristía.

ORACIÓN QUE REZAREMOS DURANTE LA NOVENA

Glorioso San Judas Tadeo, por los sublimes privilegios con que fuiste adornado durante tu vida; en particular por haberte llamado Jesús a ser apóstol suyo; por la gloria que ahora disfrutas en el cielo como recompensa de tus trabajos apostólicos y por tu testimonio de vida y martirio, obtén del Dador de todo bien las gracias que ahora necesitamos

(mencione los favores que solicita)

Que guardemos en nuestro corazón las enseñanzas divinas que nos has dado  en tu carta: construir  el edificio de la santidad  sobre las bases de la fe; orar sin descanso impulsados y sostenidos por el Espíritu Santo; cuidar a diario el amor a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como el Señor desea, vivir confiados en la acción de la misericordia de Dios.  Oh Glorioso apóstol que el Señor nos conceda por tu intersección la gracia de ser santos, de amar a nuestros enemigos, de crecer en honestidad y vinculación con la Iglesia Católica y en concreto con el Papa Francisco, nuestro obispo Jesús y parroquia. Que  alabemos la  gloria y  majestad,  el dominio y poder  de aquel que puede  preservar  de todo pecado y  presentarnos sin  mancha al final de nuestros días en esta bendita tierra. Te lo pedimos a ti Glorioso Apóstol,  San Judas Tadeo.

QUIÉN ERA JUDAS TADEO

Judas Tadeo formaba parte de los apóstoles y siempre aparece referido junto a Simón el Cananeo.  Se sabe poco de él.  El evangelista Juan señala una petición que hizo a Jesús durante la Última Cena: “Señor, ¿qué pasa para que te vayas a manifestar a nosotros y no al mundo?”  Evangelizó Judea, Mesopotamia y Persia.  Sus restos reposan en el altar de la Basílica de San Pedro junto a San Simón.  Ambos fueron martirizados el mismo día.  Judas cuentan que fue decapitado con un hacha.   Judas Tadeo es llamado así por la tradición. Sin embargo, los evangelistas Mateo y Marcos lo llaman simplemente Tadeo. Y Lucas lo nombra como Judas de Santiago.   No se sabe a ciencia cierta de dónde viene el sobrenombre de Tadeo pero se podría explicar como proveniente del arameo taddà’  que quiere decir pecho y vendría a significar magnánimo o bien como una abreviación del nombre griego de Teodoro o Teódoto.   El Nuevo Testamento conserva una carta atribuida a él.  Es una de las epístolas del Nuevo Testamento que se llaman católicas  por no estar dirigidas a una Iglesia local determinada sino a un círculo mucho más amplio de destinatarios.