SAGRARIO ABANDONADO

2016-06-14-PHOTO-00007926

Siempre que puedas busca un hueco para ir al sagrario.  Para acompañar a Cristo presente en la Eucaristía.  Haz la visita.  Aunque sean unos minutos.  En el Sagrario.  Porque como alertaba el que fuese obispo de Málaga, D. Manuel González,  hay muchos sagrarios abandonados.  Que el de nuestra parroquia no sea uno de ellos.

Beato Manuel González, obispo de Málaga: “Abandonado y pobre le he llamado. ¡Que no se alarme vuestra piedad! Abandonado porque está solo desde la mañana a la noche y desde la noche a la mañana. Así, completamente solo está Jesucristo en muchísimos Sagrarios, y por consiguiente ¡pobre!, no ya de pobreza material, sino de calor de corazones amantes, de lágrimas, de ruegos, de suspiros de arrepentimiento, de ayes de necesitados, de gratitud de reconocidos, de…  En muchos Sagrarios, no hay, ni rodillas dobladas, ni cabezas inclinadas, ni ojos que miran, ni bocas que piden, ni corazones que se ofrecen… ¡Nada! Yo no os pido ahora dinero para los niños pobres. Ni auxilio para los enfermos. Ni trabajo para los cesantes. Ni consuelo para los afligidos. Yo os pido una limosna de cariño para Jesucristo Sacramentado; un poco de calor para esos Sagrarios tan abandonados. Yo os pido, por el amor de María Inmaculada, Madre de ese Hijo tan despreciado, y por el amor de ese Corazón tan mal correspondido, que hagáis compañía a esos Sagrarios abandonados”.